Música, universo en expansión

La música es el denominador común a la hora componer, tocar, dar clases, investigar y hasta escribir en general. Música, entendida para mi, como un universo en permanente expansión.

viernes, 5 de marzo de 2010

Elogio de la lectura Web 2.0

Pregunto: ¿puede ser que la Web 2.0 permita este "elogio de la lectura" que mencioné en el post anterior aplicado, pero aplicado a los músicos?
Lo que escuché como crítica ("myspace sirve para que los músicos se escuchen entre ellos") sobre todo cuando hablamos de toooodos los creadores no comerciales que subimos nuestras músicas ahí o en reverbnation, se transforma, desde este óptica, en posibilidad.
Comento esto mientras escucho/descubro la muy buena música de Sebastián Rivas, compositor franco-argentino, nacido en 1975 y que vive en París. Todo, gracias a que,vaya uno a saber cómo, él llegó antes a mi propia página.

6 comentarios:

  1. Tal vez, parte de la cuestión tenga que ver con la desactualización del "formato concierto". Siempre me llamó la atención no ver, en los conciertos, a músicos que dan habituamente conciertos. En el nivel más o menos amateur –o más o menos profesional– y también en la Primera A. Argerich, Bartoli o Barenboim, entre quienes he entrevistado alguna vez, van a conciertos. La mayoría, no. ¿Debe pensarse que a esos músicos no les interesa la música? ¿O será más bien que lo que no les interesa –por más que los hagan– son los conciertos? Ayer fui a escuchar a Caetano, por ejemplo, y era claro que pasaba algo distinto que lo que podría suceder en una escucha privada y hogareña. Además, también era evidente que los músicos –no sólo Caetano sino también el joven (y poetente y extraordinario) trío de rock que lo acompaña– tenía consciencia de que todo lo que sucede sobre un escenario es un espectáculo. Los músicos no hacían escalas, ni hablaban entre ellos, ni se distraían mientras no tocaban –que es como si Lawrence Olivier, haciendo de Hamlet, se hubiera metido el dedo en la nariz y rascado los fondillos mientras hablaban otros personajes–. Esa música que todavía llamamos clásica, y en cuya tradición se entronca lo que hace una buena parte de los compositores actuales, implica una ritualidad desagradable y anticuada. Por otra parte, a nadie, hasta ahora, se le ocurrió ninguna que la reemplace de manera eficaz y que no se vea forzada, falsamente simpática y pretendidamente graciosa. Quizás el Kronos Qt. que incorpora puesta de luces a sus conciertos y una cierta ubcación espacial con distintos planos, no sé. Es posible que haya otra cuestión en el medio y es la entronización de la partitura por sobre la música (o la idea de que la partitura es la música incontaminada) que tanto se extendió a partir de los cincuenta y sobre todo en países como Alemania, Francia y la Argentina. Los compositores, durante mucho tiempo, escucharon la música de sus colegas en partituras. Para mí sigue siendo un misterio cuánto escucharon de la música, eso que, mal que mal, se compone de tensiones sonoras en el espacio, de silencios, de expectativas, de climax y postergaciones, de explosiones y susurros; eso que tanto tiene de corporal.

    ResponderEliminar
  2. Hola Martín y Diego,
    La verdad es que no veo objetable el hecho de que los músicos se escuchen entre sí. Por el contrario, MySpace es una manera muy práctica de dar a conocer lo que uno hace, no solo a los colegas sino al público en general, y tiene un ingrediente democrático que al menos a mi me parece digno de ser destacado, ya que da posibilidades a quienes no disponen de apoyo de discográficas o que simplemente por convicción apuestan a la vía independiente.
    Lo que dice Diego me parece relativo. Los músicos que conozco en mayor o menor medida van a ver música en vivo, y si no lo hacen más es por falta de tiempo o de dinero. A falta de ellos, recursos como YouTube o MySpace son una buena manera de estar en contacto con lo que hay dando vueltas por ahí.
    Saludos
    GB

    ResponderEliminar
  3. Guillermo: tal vez el post me quedó enrevesado, pero lo titulé elogio de la lectura web 2.0 porque coincido con vos en que es una herramienta fantástica para conocer/nos. En el caso de la música contemporánea, me parece que permite acabar con las excusas de los que les gusta jugar al "compositor incomprendido" y no escuchado. Se trata de subir lo que hacés y listo.
    En cuanto alo que comenta Diego sobre la asistencia a los conciertos, marco el siguiente matiz: la escucha musical es en tiempo real 1 a 1. No es lo mismo que un libro o un cuadro.
    En este sentido el CD antes e internet ahora permiten la escucha a vuelo de pájaro primero y luego intensiva si uno se interesa.
    Saludos,
    m

    ResponderEliminar
  4. Se entendió el post. Lo que no entendí es la crítica negativa (de otros, no tuya) a MySpace. Que un músico pueda ser escuchado es inapelablemente bueno.
    Saludos
    GB

    ResponderEliminar
  5. Hola Martín, escuché lo de Rivas y me pareció excelente, en seguida me vienen a la cabeza Gerard Grisey, los espectralistas, Boulez ( el combo IRCAM). También es para destacar lo de Javier Torres Maldonado, con una sonoridad que me remite mucho a Berio, Gorli y a Francesconi es decir más al conservatorio de Milán. A esto me refería con los regionalismos de la música contemporánea. Me parece que esta pasando un poco esto del "style francais" o del "style italienne" tan del barroco, y esto pasa lamentablemente cuando un idioma se establece como "oficial" . Lejos quedaron ya los riesgos de la segunda escuela de Viena, las sillas que volaban en el estreno en Paris de la "concord sonata", y lo impredecible se vuelva ...blabla?. En fin, disfrutemos de estas bellas y burguesas sonoridades de las que nos provee el primer mundo, pero no perdamos la fe, Ojalá que vuelva el riesgo.

    ResponderEliminar
  6. Rafael, yo distinguiría dos aspectos de tu comentario. Son los de la demanda de riesgo y tu crítica al regionalismo. El tema del riesgo en el arte y en la música "contemporánea" me parece más que actual y lo comparto.
    En cambio no acuerdo con tu crítica al "regionalismo". A mi me parece que siempre la música estuvo "situada". Vos mismo lo decís al recordar a la escuela... de Viena. Es cierto que sus ideas se propagaron por el mundo. Pero surgieron en un momento y un lugar. Yo creo que aún en los momentos de máxima radicadlidad en la búsqueda de originalidad, la música siempre presenta ciertas afinidades, que están dadas, justamente, por la ubicación geográfica: compositores e instrumentistas que comparten ciudades e instituciones. Así fue siempre en europa. Y en verdad, más allá de la ilusión del internacionalismo de Darmstadt, nunca desaparecio. Por eso el espectralismo es francés y es criticado por "hedonista" por los alemanes y tambien por nuestro alemanes locales. Luego, hay compositores que saltan por arriba de esta media, pero sin embargo no salen de ningún lugar.
    La seguimos!
    m

    ResponderEliminar